CLASES DE INFORMÁTICA



La escuela cuenta con un proyecto de informática que se inicia en sala de cuatro años del jardín de infantes y concluye en 3er año de la secundaria, siendo este un proyecto articulado que va desde contenidos mínimos hasta el uso de programas avanzados. La articulación se extiende también a contenidos áulicos de cada sal/grado/año . Las clases de informática se desarrollan en dos aulas ( 1 para jardín y primaria y otra para secundaria) equipadas con tecnología actualizada y necesaria para el nivel que acude a ellas.

Educación digital:

Considerando que la sociedad actual se encuentra atravesada por la tecnología y nuevos lenguajes y que, esta situación tiene repercusión directa en la escuela es que sentimos la necesidad de repensar nuestras prácticas vinculándolas con un proyecto digital que no invalida la educación tradicional sino que la complementa y amplía.

La escuela no puede estar disociada de las distintas realidades que atraviesa la sociedad y , sin dudas , en nuestra comunidad educativa las nuevas tecnologías tienen una gran ingerencia.

Replantear la escuela desde una mirada más tecnológica , implica repensar las prácticas y todo lo que eso conlleva: equipamiento , capacitaciones docentes, resistencias , y aceptación , pero estamos convencidos de esta desafío tal como lo plantea la Ley de Educación Nacional Nº 26.206 en los siguiente artículos:

- Articulo 7° El estado garantiza el acceso de todos/as los/as ciudadanos/as a la información y al conocimiento como instrumentos centrales de la participación en un proceso de desarrollo con crecimiento económico y justicia social.

- Artículo 88: El acceso y dominio de las tecnologías de la información y la comunicación formarán parte de los contenidos curriculares indispensables para la inclusión en la sociedad del conocimiento.

- Artículo 86: Las provincias y la Ciudad de Buenos Aires establecerán contenidos curriculares acordes a sus realidades sociales, culturales y productivas, y promoverán la definición de proyectos institucionales que permitan a las instituciones educativas postular sus propios desarrollos curriculares, en el marco de los objetivos y pautas comunes definidas por esta ley